Vestidos de negro, entraron al automóvil.
Directo al funeral de la querida abuela.
Bajaron los cristales, encendieron la pipa,
todos gritaron, hasta que hubo un silencio
en un brusco giro para tomar un atajo. 

No sé para que publico, de todas formas no ves mis indirectas.

Suscríbete

NEWSLTTER